Superposición del sitio

CIUDADES POST PANDEMIA: #POTENCIARLAPARTICIPACION

Por: Inés Pereyra Rozas

“Parece haber una imagen pública de cada ciudad que es el resultado de la superposición de muchas imágenes individuales. O mejor dicho lo que hay es una serie de imágenes públicas, cada una de las cuales es mantenida por un numero considerable de ciudadanos. Estas imágenes publicas son necesarias para que el individuo actúe acertadamente dentro de su medio ambiente y para que coopere con sus conciudadanos.” Kevin Lynch – La imagen de la ciudad.

Foto: Feria Barrio Solidaridad – Ciudad de Salta

 

Apropiarse, un verbo que alude a hacer que algo sea propio y que describe el “nuevo” futuro de nuestras ciudades. Un verbo no tan novedoso, pero si sumamente necesario de activar.

Los seres humanos somos, en mayoría “ratas de ciudad”, una especie animal predominantemente urbana que interactuamos y convivimos en un contexto físicamente común pero subdividido en realidades diversas. Ese contexto urbano que habitamos actualmente tiende a unificarnos bajo una simplificación asumida con carácter de masa. Olvidar la individualidad y particularidad de quienes integran la “masa urbana” (realidades particulares, necesidades diversas, intereses distintos) es lo que nos provoca hoy en día encontrarnos con entornos urbanos pensados para pocos y que reflejan una falta de vinculo concreto entre las piezas del rompe cabezas.

¿Consecuencias? Muchas, por mencionar algunas: inseguridad, desinterés por el mantenimiento de los espacios comunes, falta de empatía, falta de ciudadanía, etc.

No cuido, no valoro y no me intereso por lo que no conozco y no siento propio. Al tener ciudades pensadas para una población estrictamente lineal, con ciertas necesidades homogeneizadas y soluciones establecidas para problemáticas selectivas, se deja a la deriva la conciencia de pertenencia a un sitio y por lo tanto aparece el concepto de “nómades locales”. Habitantes que no hacen ciudadanía, sino que dividen su habitar en multi-focalidades a una escala de mayor rango y que se convierten en eternos “circuladores de ciudad” pero no ciudadanos.

APROPIARSE DEL BARRIO

En urbanismo se suele hablar de “escalas de acción”, siendo este el concepto empleado para entender que cada actor dentro de una ciudad tendrá cierto radio de incumbencias que necesariamente decantarán en consecuencias positivas o negativas para su entorno. Para que estas escalas de acción mitiguen las consecuencias negativas y potencien las positivas necesariamente deben analizarse de modo holístico creciente o decreciente, pero entendiendo que mi accionar como ciudadano necesariamente va a modificar mi entorno tanto en una escala inmediata como puede ser mi propia vivienda, como así también la escala mediata que responde a mi barrio o comunidad para finalmente accionar sobre una escala mayor como lo es la ciudad que habito, la provincia de la que formo parte, la región que vincula y obviamente la nación que nos hermana.

MI BARRIO, MIS REGLAS

Dijimos que una ciudad pensada en masa nos genera consecuencias negativas, muchas veces evitables. ¿Como se evitan? Dando participación en la toma de decisiones a quienes serán los usuarios de la misma.

Tan simple como preguntar a la gente del lugar cómo y para qué “usa” su barrio. Generar pertenencia significa que quienes decidan qué se hace sean quienes lo usen, los locales. Ninguna solución impuesta por ajenos o extranjeros que suponen como “deberían” ser las acciones a tomar puede funcionar. Nadie ajeno puede entender como “usar” un barrio que no habita.

Para lograr esto claramente es necesario el compromiso político de gobernantes y autoridades estatales, pero sobre todo es fundamental la voluntad y conciencia ciudadana de vecinos interesados.

Esta pandemia llegó para modificar muchas normalidades pre establecidas. El “no me meto” ya no puede seguir siendo una normalidad. Entrometerse, decidir, opinar, participar, formar parte, es “lo que se viene”, porque si algo se aprendió de estos tiempos que nos tocan vivir es que los egoísmos solitarios no nos llevan a nada.

Ser parte de una comunidad nos vuelve, además de ciudadanos comprometidos, más HUMANOS y esa es la única salida a cualquier pandemia o catástrofe que nos pueda deparar la historia.

¿POR QUÉ LA PARTICIPACIÓN PUEDE MEJORAR LA VIDA EN TU CIUDAD?
  • Fortalece el sentido de comunidad y amplia la capacidad de incidencia directa.
  • La participación ciudadana hace que las ciudades sean mas humanas y a escala del usuario. Hace que estén pensadas por y para nosotros.
  • Principalmente la discusión y la necesidad es que los instrumentos contemplados en los marcos jurídicos legales realmente empoderen a los ciudadanos en toma de decisiones dentro del ámbito local.
  • Compromiso con el otro, gobierno abierto, solidaridad, resiliencia.
  • La participación es la puerta de entrada a la toma de decisiones colectiva, corresponsabilidad y rendición de cuentas, que permite que el aparato gubernamental funcione de mejor manera.
  • Que los vecinos/ciudadanos puedan tomar decisiones sobre las intervenciones del estado en su entorno inmediato.
  • Armonía ciudadana, no tantos blanco o negro.
  • Respeta y mantiene una identidad (diferencial para turismo, comercio, etc).
  • Acercamiento a la sustentabilidad (ciudadanos = equipo).
  • Transparencia, incentivar la cultura colaborativa, jerarquizar el capital social. Estimulo a las nuevas generaciones.
  • Puede generar sentido de pertenencia, fundamental para la preservación.
  • Tomando decisiones junto a las comunidades de determinados territorios (representantes), con presupuestos acordes a las necesidades, haciéndolos responsables también[i].

Pienso que es posible mejorar la vida en la ciudad, en la medida en que existan reflexiones e intercambio de saberes, así como una toma de decisiones horizontal entre actores de distintos sectores y disciplinas, considerando las diversas visiones de quienes habitan la ciudad. Claramente el estado deberá ser quien invite al dialogo, quien diseñe políticas públicas acordes a las demandas de su pueblo, pero los habitantes deberemos responder en el mismo nivel de compromiso y asumiendo la responsabilidad que nos toca.

HABITAR CIUDAD = PROYECTAR COMUNIDAD

[i] Democracia en Red – Ciudades Comunes 2020