Superposición del sitio

MUJERES DESTACADAS: Encarnación Martínez – Administrativa

“Las mujeres tenemos que buscarnos, encontrarnos entre nosotras mismas”- María Encarnación Martínez

Uñas rojas de manicura perfecta tamborilean con ritmo sobre la gran mesa blanca del salón. Desde la ventana se ve la lluvia caer con fuerza un lunes fresco a la tarde. María Encarnación es una mujer linda que irradia dulzura y coquetería. Cuando habla, lo hace con una firmeza que puja por salir oculta en una voz suave y medida. Habla sin prisa de la vida, sus creencias y sus anhelos.

¿CÓMO ES LA MUJER SALTEÑA? 

“La mujer salteña es “tan linda que enamora” por dentro y por fuera, tiene sus particularidades, que se la da el solo hecho de vivir en Salta, por ejemplo la tonada, que es tan bonita y que no notamos, es como cantada, arrastramos la R, nos olvidamos de la S. Tenemos la particularidad de ser abiertas y amables, es por eso que el turismo creció tanto en Salta, los turistas se enamoran de la mujer salteña, ya que es arreglada, elegante y linda”.

“Otro aspecto que a mí me gusta mucho de la salteña, es que tiene mucha humildad, no es altanera. El 90% de las salteñas son dulces, dulces para tratar a los demás y a sus hijos. No digo que no tengamos cosas para mejorar, pero tenemos aspectos muy buenos. La salteña es familiera, es del hogar, ama a sus hijos. A pesar de que hoy en día casi todas salimos a trabajar no hemos perdido lo de ser familieras, todavía no estamos en la “gran ciudad” en donde las prioridades cambian, seguimos siendo del hogar, de la familia, de juntarnos los domingos con los hijos y los abuelos, y eso es algo que debe conservarse y fomentarse, de que la mujer sea arraigada al hogar”.

“Considero que las tradiciones también hacen a la mujer linda, son cuestiones que influyen y que no siempre le damos importancia, tenemos nuestra gastronomía, el paseo en familia, la solidaridad. El salteño se caracteriza por ser solidario, no nos olvidamos del prójimo, y nos afligimos por éste”.

“Debemos preservar todo esto, nuestras tradiciones, la familia, la seguridad en nuestra ciudad y nuestra provincia, evitando la delincuencia que existe en otras ciudades, cuidando el poder salir tranquilas a la calle”

¿QUE SE PODRÍA HACER PARA MEJORAR LA SITUACIÓN DE LAS MUJERES HOY? ¿CUÁLES SON LOS DESAFÍOS?

“Yo creo que existen pilares fundamentales en la sociedad; la educación, el amor y la cultura. No siempre nos damos cuenta de todo lo que tenemos por aprender y practicar y ahí la educación es fundamental, primeramente en la familia y si ahí no la tenemos, podemos aprender en el mismo andar de la vida. La familia es la base de la educación y el aprendizaje de las buenas costumbres (no tirar basura en la calle, o saludar educadamente a todos por ejemplo)”.

“Esta es una ciudad turística y cada día va a crecer más el turismo en la medida en que nosotros mismos cuidemos nuestra ciudad, y eso nos abre oportunidades de trabajo a todas las mujeres, una ciudad que crece turísticamente es un lugar que progresa y da oportunidades a sus habitantes. La mujer tiene que formarse y crecer laboralmente”.

“Es importante que la mujer trabaje, e independiente de cual sea el trabajo que realice se enamore de su trabajo, pues eso hará que lo haga con gusto y con amor, es básicamente aprender a amar lo que se hace. Si cada uno de nosotros pudiéramos amar lo que hacemos seriamos excelentes trabajadores”.

“Yo aspiro a que algún día las mujeres podamos organizarnos, juntarnos, aprender unas de otras, enseñarnos mutuamente.  Realizar reuniones de mujeres en donde podamos educarnos en cuestiones elementales, como el respeto al otro o como cuidar el trabajo con amor, es la sabiduría que la propia vida te va dando y que podemos trasmitirnos unas a otras, son herramientas que sirven para enfrentarse al mundo”.

“Tenemos que educarnos y prepararnos para que todas tengamos las mismas oportunidades de trabajo y de luchar en la vida. Las mujeres tenemos que buscarnos y encontrarnos, darnos ayuda y enseñanza de vida entre nosotras mismas. Vamos a aprender muchísimo y eso podremos trasmitirle a nuestros hijos”.

“El amor y el afecto entre nosotras también son necesarios. Yo por suerte tengo la dicha de trabajar en un lugar donde mantengo contacto a diario con más de 200 mujeres y muchas de ellas vienen y me cuentan sus problemas o sus dificultades, ahí aprendí a escuchar aunque yo no pueda darles una solución a sus problemas, pero al terminar la charla les doy un abrazo y un beso, y veo que eso vale más que mil palabras, pues para ellas ese gesto tiene un significado importante”.

Breve Biografía

María Encarnación Martínez nació en Salta el 14 de enero de 1956, estudió marketing, computación, producción de seguros y contabilidad, hasta que se casó y abandono la carrera. Es especialista en manejo de asociaciones civiles. Empezó trabajando como secretaria en la Cámara de industriales Panaderos, paso por la venta de hornos rotativos de pan, venta de ropa hindú a domicilio, venta de seguros, hospedaje de turistas, gerente de restaurantes, entre otros. A los 45 años quedó desempleada y comenzó su búsqueda y lucha para poder trabajar y mantener a sus tres hijos.

Actualmente está jubilada pero en actividad, pues trabaja como administradora desde hace más de 10 años de la Galería Mona Lisa, de la Peña Española y de la empresa de limpieza Nea. También pertenece a las Damas Panamericanas en donde se trabaja fuertemente desde lo cultural en los países de Latinoamérica.