Superposición del sitio

INCENDIOS FORESTALES: CAUSAS Y CONSECUENCIAS

Los incendios forestales tienen un impacto devastador. Una de las consecuencias más visible es la destrucción del ecosistema y del paisaje. La vegetación destruida aportaba oxígeno, capturaba CO2, sostenía el suelo y daba cobijo y alimento a una gran variedad de organismos.

La pérdida de suelo por erosión es la más grave de todas las consecuencias de incendios forestales. La destrucción de la estructura superficial del suelo y arrastre de cenizas origina una compactación que impide la penetración del agua, reduciendo así su humidificación. Las lluvias torrenciales arrastran las cenizas y las aguas aumentan su turbidez contaminándolas.

Los incendios forestales liberan a la atmósfera importantes cantidades de CO2, además de otros gases y partículas, lo cual favorece el efecto invernadero y el cambio climático. Las partículas de carbón y las cenizas en suspensión, tienen, por otro lado, un efecto perjudicial en la salud de las personas.

La mayoría de los incendios forestales se encuentran vinculados al factor humano, ya sea por obra de un pirómano o derivada de la negligencia en el uso del fuego, siendo muy pequeña o casi nula la incidencia de las causas naturales.

Los incendios forestales en la Argentina ya afectan a once provincias: Entre Ríos (que también extendió sus focos a la ciudad santafesina de Rosario), Corrientes, Buenos Aires, La Pampa, San Luis, Córdoba, Santiago del Estero, Misiones, Catamarca y La Rioja. En total, han arrasado hasta el momento unas 175.000 hectáreas un incremento preocupante en comparación al año 2019 donde se vieron afectadas unas 23.000 hectáreas. Brigadistas del Servicio Nacional, bomberos provinciales y de la Policía Federal Argentina, policías regionales, integrantes de la Fuerzas Armadas y de Prefectura Naval Argentina, dan apoyo con recursos humanos y logísticos a las instituciones de esas regiones que no dan abasto para detener el avance de las llamas. Las sequías en las principales regiones productivas del país y el accionar devastador del fuego dejará pérdidas en millones de dólares que aún no fueron calculadas por las autoridades nacionales y provinciales. Hasta el momento en Córdoba y Buenos Aires fueron detenidas 10 personas por provocar alguno de esos focos.

La investigación policial y criminal, así como la exigencia de responsabilidades, constituyen una de las medidas más eficaces para su prevención, puesto que genera un efecto disuasorio en el incendiario y en la conducta negligente del resto de los ciudadanos.

Trabajar más en la prevención, en la educación y adaptarnos a la situación de cambio climático que ya padecemos y de la que los acontecimientos de otra índole nos llevan a olvidarnos de algo tan importante para nuestra propia supervivencia como es el medio ambiente cada día más amenazado y olvidado.

Por: Marilina Barahona