Superposición del sitio

Informe de Coyuntura N° 2

PREOCUPANTE VULNERABILIDAD DE LOS PUEBLOS ORIGINARIOS DE SALTA

Desde   FUNDARA,  (Fundación   para   el   Análisis   y   Reflexión   de   la Argentina),  vemos con inmensa  preocupación  la situación  de vulnerabilidad   y abandono   por  parte  del  Gobierno   Provincial  de  los Pueblos  Originarios   en nuestro  territorio.   En los últimos  días en Rivadavia Banda Norte se registró   la primera  muerte  por desnutrición  en lo que va del año. La víctima fue una niña de un año y once meses de la  misión aborigen  Chañar 2.

La niña formaba   parte  de  una  lista  de 96  pacientes  que  figuran  con desnutrición   en  la zona, lo  que  hace aún  más preocupante   la situación,   si tenemos  en cuenta  que  los recursos  son pocos,  la atención  sanitaria  no es suficiente  y, sobre todo,  que la pobreza azota cada vez más a las comunidades aborígenes.

Desidia,  abandono,   o  como  se lo  quiera  llamar,  muestra   la falta  de interés  por una problemática   que en años anteriores  tuvo  a Salta en el tope de  los índices  de  muertes  de  niños  por  desnutrición.   En 2011,  9 niños  de comunidades  aborígenes  murieron   por desnutrición.   De 1600 niños de 1 a 6 años,  96  padecen   algún  grado  de  déficit   nutricional,    siendo   la  mayoría aborigen.  La situación  de vulnerabilidad   se puede  palpar  en los indicadores asociados al desarrollo  físico y cognitivo  de los niños y jóvenes.

Muestra  de ello es que la desnutrición   crónica (talla jedad)  en menores  de un año es del 37,5%, dicho indicador  se agrava cuando se trata  de los niños de 1 a 4 años, en ese caso, 62,4% de dicha población  está afectada.

Si tenemos  en cuenta que la pobreza es la principal  causa de la desnutrición infantil,  cabe señalar que según el último  censo del INDEC, Salta es la provincia con mayor  pobreza  estructural   del país después de Formosa.  De acuerdo  a los datos publicados  por el organismo  oficial,  58.202  hogares salteños  (23,7% del total)  se encuentran  dentro  del grupo  con Necesidades Básicas Insatisfechas (NBI). ¿Cómo no tener  desnutrición   si 195.146  habitantes  de  la ciudad  de Salta son pobres  y 32.631 no come todos los días?

Un verdadero  compromiso  social es lo que se necesita para encarar una real solución  a la desnutrición   infantil.  Debemos exigir que Salta deje de encabezar los índices de desnutrición,   pobreza y desempleo.