Superposición del sitio

INFORME DE COYUNTURA N° 64: VIOLENCIA DE GÉNERO, LA OTRA PANDEMIA

“Se entiende por violencia contra las mujeres toda conducta, acción u omisión, que, de manera directa o indirecta, tanto en el ámbito público como en el privado, basada en una relación desigual de poder, afecte su vida, libertad, dignidad, integridad física, psicológica, sexual, económica o patrimonial, como así también su seguridad personal. Quedan comprendidas las perpetradas desde el Estado o por sus agentes».

Datos básicos

  • A escala mundial, incluso antes de que comenzara la pandemia de COVID-19, una de cada tres mujeres sufría violencia física o sexual, en su mayoría, por parte de su pareja.
  • Desde que se desató la pandemia, los nuevos datos indican que en muchos países se han incrementado las llamadas a las líneas de atención de casos de violencia en el hogar.
  • El acoso sexual y otras formas de violencia contra las mujeres siguen acaeciendo en la vía pública, en los espacios públicos y en Internet.
  • Las sobrevivientes no disponen de la información necesaria y desconocen los medios a los que pueden acudir para recibir servicios de apoyo.
  • En algunos países, los esfuerzos y los recursos que se empleaban para dar respuesta a la violencia contra las mujeres se han destinado a brindar alivio inmediato a los efectos de la COVID-19.

 

En épocas tan delicadas para nuestra Nación, y en medio de la ebullición de una pandemia (Covid-19) que arrasa y penetra a toda la humanidad mundial, la preocupación por esta patología, sigue ocupando y preocupando a los distintos órganos que componen nuestro Estado Nacional y Provincial.

Es que, la violencia es un flagelo sin solución, que continúa suscitándose año tras año en mayor medida, y sin necesidad de comparación, podría decirse que cuenta con características similares a las que tuvieron las distintas enfermedades que a lo largo de la historia la Organización Mundial de la Salud «calificó» como pandemias, con el agravante que la violencia se viene suscitando desde hace miles de años.

Por lo cual, bien hacen los distintos funcionarios estatales en mantener en sus agendas esta cuestión y seguir ocupándose de la misma permanentemente, ya que el flagelo de la violencia de Genero no se detiene, sino más bien aumenta a diario, y en este periodo de aislamiento social preventivo y obligatorio ordenado por el Estado Nacional, las chances que se susciten episodios de violencia entre los integrantes del grupo familiar tienden a aumentar.

Es que nos encontramos ante una situación excepcional-extraordinaria, que motiva que los integrantes que componen el grupo familiar deban permanecer en sus casas, sin poder salir de las mismas, salvo ciertas excepciones, y ante el aumento de horas de convivencia, se terminan produciendo mayores tensiones, discusiones y estrés en el entramado familiar, que termina llevando a que se generen más episodios de violencia, principalmente los efectuados bajo la modalidad doméstica.

Mucho tiempo de encierro, intolerancia, angustia, incertidumbre, mayor consumo de alcohol, imposibilidad de trabajar y consecuentemente imposibilidad para afrontar los gastos cotidianos, y ni siquiera los gastos básicos que ostenta una familia tipo para subsistir, son algunos de los componentes que genera un aumento de la violencia de genero.

No obstante, aquello, si bien es la violencia Familiar o Domestica, la que aumenta exponencialmente, eso no quita que también exista un aumento de la violencia, bajo otras modalidades como por ejemplo la Laboral, por la caída de trabajo, los recortes de salario, las suspensiones de empleadas, entre otras cuestiones.

Ley 26485 de Protección Integral para prevenir, sancionar y erradicar la violencia contra las mujeres. Clases de violencia

La Ley 26.485 de Protección Integral para Prevenir, Sancionar y Erradicar la Violencia contra las Mujeres reconoce los siguientes tipos de violencia contra la mujer:

  • Física: La que se emplea contra el cuerpo de la mujer produciendo dolor, daño o riesgo de producirlo y cualquier otra forma de maltrato agresión que afecte su integridad física.
  • Psicológica: La que causa daño emocional y disminución de la autoestima o perjudica y perturba el pleno desarrollo personal o que busca degradar o controlar sus acciones, comportamientos, creencias y decisiones, mediante amenaza, acoso, hostigamiento, restricción, humillación, deshonra, descrédito, manipulación aislamiento.
  • Sexual: Cualquier acción que implique la vulneración en todas sus formas, con o sin acceso genital, del derecho de la mujer de decidir voluntariamente acerca de su vida sexual o reproductiva a través de amenazas, coerción, uso de la fuerza o intimidación, incluyendo la violación dentro del matrimonio o de otras relaciones vinculares o de parentesco, exista o no convivencia, así como la prostitución forzada, explotación, esclavitud, acoso, abuso sexual y trata de mujeres.
  • Económica y patrimonial: La que se dirige a ocasionar un menoscabo en los recursos económicos o patrimoniales de la mujer, a través de:
    • La perturbación de la posesión, tenencia o propiedad de sus bienes;
    • La pérdida, sustracción, destrucción, retención o distracción indebida de objetos, instrumentos de trabajo, documentos personales, bienes, valores y derechos patrimoniales;
    • La limitación de los recursos económicos destinados a satisfacer sus necesidades o privación de los medios indispensables para vivir una vida digna;
    • La limitación o control de sus ingresos, así como la percepción de un salario menor por igual tarea, dentro de un mismo lugar de trabajo.
  • Simbólica: La que, a través de patrones estereotipados, mensajes, valores, íconos o signos transmita y reproduzca dominación, desigualdad y discriminación en las relaciones sociales, naturalizando la subordinación de la mujer en la sociedad.

 

 

Incorporación del femicidio al Código Penal

 

En 2012 se incorpora el femicidio al Código Penal como agravante (Ley 26.791), mediante la modificación del Artículo 80:

Se impondrá reclusión perpetua o prisión perpetua, pudiendo aplicarse lo dispuesto en el artículo 52, al que matare:
Inciso 1°: A su ascendiente, descendiente, cónyuge, ex cónyuge, o a la persona con quien mantiene o ha mantenido una relación de pareja, mediare o no convivencia.
Inciso 4°: Por placer, codicia, odio racial, religioso, de género o a la orientación sexual, identidad de género o su expresión.
Inciso 11°: A una mujer cuando el hecho sea perpetrado por un hombre y mediare violencia de género.
Inciso 12°: Con el propósito de causar sufrimiento a una persona con la que se mantiene o ha mantenido una relación en los términos del inciso 1°.

 

 

Violencia en tiempos de cuarentena

La línea destinada a la atención, contención y asesoramiento -144- a mujeres que atraviesan violencia de género aumentó los llamados en un 49 por ciento. La de atención a víctimas de violencia familiar -137- en un 30%, sin embargo, las denuncias efectivas han bajado fuertemente.

Esto muestra que una medida central que se debe tomar es la de terminar con la incertidumbre que puede tener una víctima luego de realizar la denuncia y que esto le pueda generar inseguridad, teniendo como consecuencia que no se anime a denunciar a su agresor. Debemos garantizar no solo como hacer la denuncia sino también contener a la víctima, darle las garantías de lo que sucederá el día después de denunciarlo y que sepa que podrá continuar con su vida en algún lugar, que podrá trabajar e inclusive estar con sus hijos si los tuviera. En definitiva que el Estado en su conjunto, incluido el Poder Judicial, van a estar a la altura garantizando no solo información, sino acompañamiento y seguimiento jurídico, psicológico y presencia.

Fuente: Ministerio de las mujeres, género y diversidad

Comparación casos en 2019-2020 en Argentina

Fuente: Observatorio de la mujer

En lo que va del año ya se produjeron más de 200 femicidios en todo el territorio nacional, delito que se da cuando una mujer es asesinada por el solo hecho de ser mujer. Esto da un promedio de un femicidio cada 29 horas en 2020. En tanto que se especificó también que hubo 223 femicidios durante el aislamiento social, preventivo y obligatorio.
El 65% de los femicidios fueron cometidos por las parejas o ex parejas de las víctimas, mientras que 35 víctimas habían realizado al menos una denuncia. Por su parte, el indicador también reveló que el 21% de las víctimas fueron asesinadas a golpes y al menos 178 niños perdieron a sus madres como consecuencia de la violencia machista en 2020. Por lo que hubo un marcado ascenso con el año anterior.

Fuente: Observatorio mujer

Fuente: Observatorio Violencia contra la mujer

Fuente: Observatorio Violencia contra la mujer

Situación en Salta

La directora del Observatorio de Violencia contra las Mujeres (OVcM) Ana Pérez Declercq reveló esta mañana que hay ocho femicidios registrados en los primeros nueve meses del año, lo que significa que hubo un crimen contra mujeres por cuestiones de género cada 34 días. Tres de cada cuatro de estos se produjeron en el ámbito doméstico. La directora del OVcM advirtió que se esperan mayor cantidad de femicidios y denuncias por violencia de género los próximos meses ya que, de acuerdo con los registros de la institución, hacia fin de año estos índices suelen aumentar. Si bien se trata de datos estadísticos, consideró que esto podría asociarse con las celebraciones familiares y sociales como el Día de la Madre y los festejos de fin de año.

En todo 2019, el Ministerio Público Fiscal de Salta recibió 8307 denuncias por violencia de género. En lo que va de 2020, hubo 5181 y solo entre el 20 de marzo pasado y el 30 de julio inclusive, se recibieron 3132. Las causas se tramitan en las fiscalías especializadas de Violencia Familiar y de Género y en fiscalías penales del interior.

Como prevenir la violencia de género

Sin embargo, la mejor manera de contrarrestar la violencia de género es prevenirla tratando sus orígenes y causas estructurales. La prevención debe comenzar en las primeras etapas de la vida, mediante la educación de los niños y niñas que promueva las relaciones de respeto y la igualdad de género.

Por ello, una de las principales formas de prevenir la violencia de género es la EDUCACIÓN. Son muchas las entidades que elaboran programas relacionados con la prevención de violencia de género en la que tratan de implicar a la sociedad juvenil para que realicen mayores esfuerzos en poner fin a la violencia de género contra mujeres y niñas.

La concienciación y la movilización comunitaria, inclusive a través de los medios de comunicación y los medios sociales, es otro componente importante de una estrategia de prevención efectiva.

Ley Micaela

Micaela García tenía 21 años cuando Sebastián Wagner la violó y la asesinó a la salida de una discoteca en Gualeguay en 2017 en la provincia de Entre Ríos.

La ley Micaela es una norma que establece la sensibilización y capacitación de las personas que hacen parte del Estado en temas de género y violencia contra las mujeres. Es un mandato constitucional. Argentina firmó tratados de derechos humanos (la CEDAW y Belem do para) que generan la obligación de terminar con los estereotipos de género.

La Ley Micaela implica la formación y capacitación en perspectiva de género para todos los funcionarios de la gestión pública, sin importar jerarquía ni forma de contratación ni el ámbito en el que desempeñe sus funciones. La capacitación obligatoria abarca los tres poderes del Estado –Ejecutivo, Legislativo y Judicial- y organismos descentralizados. En nuestra provincia se está llevando a cabo la capacitación de manera virtual.

 

 

 

 

 

 

Fuentes consultadas: Ley N°26485. Ministerio Público de Salta. Observatorio de Violencia contra la Mujer. Organización de Naciones Unidas. Código Penal. Ministerio de Mujeres, género y diversidad