Superposición del sitio

NOTA DE ANALISIS N°25: EL AGUA ES UN RECURSO LIMITADO Y VULNERABLE

El agua es el fundamento de la vida y un derecho humano reconocido por Naciones Unidas desde 2010. Sin embargo, casi una sexta parte de la población mundial no tiene acceso a agua potable. Al ritmo actual estamos muy lejos, de poder alcanzar el objetivo del acceso universal al agua en 2030, incluido en la Agenda de Desarrollo Sostenible.

La acción del ser humano está modificando las condiciones climáticas del planeta Tierra de manera cada vez más notable, los efectos de la industrialización se han hecho más que evidentes y el planeta está empezando a sufrir variaciones de incalculables consecuencias. Uno de estos cambios son los largos periodos de sequía que se están experimentando en distintas zonas del planeta y que ponen en riesgo la vida de millones de personas.

Todo parece indicar que este fenómeno no remitirá, sino que se agravará en las próximas décadas. Ante la importancia del agua para la vida se hace fundamental tomar medidas para nuestra supervivencia en el planeta, junto a la del resto de especies animales, ya que podría estar en un peligro inminente.

El agua es el elemento natural que hace de la Tierra un planeta habitable y que permitió la aparición de la vida. Todos los seres vivos del planeta provenimos del mar y el ciclo del agua garantiza nuestra supervivencia.

ALGUNAS CIFRAS PARA PENSAR

  • El 71% de la población mundial, 5.200 millones de personas, tenía agua potable administrada de manera segura en 2015, pero 844 millones de personas aún carecían incluso de agua potable básica.
  • En 2015, 4.500 millones de personas carecían de servicios de saneamiento administrados de manera segura (con excrementos adecuadamente dispuestos o tratados) y 2.300 millones carecían incluso de saneamiento básico.
  • El 80% de las aguas residuales se vierte en vías fluviales sin un tratamiento adecuado.
  • El 80% de los países ha sentado las bases para la gestión integrada de los recursos hídricos.
  • El mundo ha perdido el 70% de sus zonas húmedas naturales en el último siglo.

¿Por qué es tan importante el agua?

Las personas podemos llegar a utilizar al menos 100 litros de agua potable en un día para alimentarnos, ducharnos e hidratarnos, pero también utilizamos el agua para regar, muchas industrias y fábricas necesitan también el agua para sus procesos, devolviéndola al medio ambiente como agua contaminada.

Una de las consecuencias más evidentes del cambio climático es que cada vez llueve menos en determinadas zonas y que se secan algunos ríos, por lo que ya no podemos considerar que el agua es un bien ilimitado y muchas personas en el mundo no tienen acceso a agua limpia. Además, no toda el agua que existe en el planeta es apta para el consumo humano, ya que se trata de agua salada.

El agua potable

El 70% del planeta es agua, pero cuando hablamos de agua potable hacemos referencia a aquella que ha sido tratada, encontrándose en condiciones óptimas para el consumo humano. Generalmente las aguas superficiales necesitan de un proceso específico para llegar a ser potables. Este proceso complejo se denomina potabilización del agua y tiene como objetivo la conversión del agua desde su estado natural hacia agua potable.

Según un informe del año 2017 elaborado por la Organización Mundial de la Salud (OMS) y UNICEF, alrededor de 3 de cada 10 personas en el mundo no tienen acceso al agua potable en sus viviendas. Además, 4 de cada 10 personas no tienen ni siquiera acceso a este recurso debido a su escasez, lo que supone un total de más de 1.300 millones de personas.

China, India y África son los países que más dificultades tienen para que sus habitantes puedan acceder a fuentes de agua potables y a un abastecimiento de agua de mínima calidad.

¿Qué problemas existen en el mundo por falta de agua?

La OMS ha estimado que el 80% de todas las enfermedades y más de una tercera parte de las defunciones que aquejan a los países en desarrollo son atribuibles, al menos en parte, a la falta de abastecimiento de agua potable y de sistemas adecuados de saneamiento. El agua de bebida contaminada es una de las principales causas de enfermedades diarreicas, importante factor de morbimortalidad en lactantes y niños pequeños. Los ríos y aguas subterráneas contaminadas representan una amenaza directa para la salud cuando son utilizadas directamente para consumo, aseo personal, para recreación, para el riego de cultivos o para la elaboración de alimentos.

Se estima que todos los días mueren cerca de 4.500 niños debido a enfermedades que están provocadas por la falta de acceso al agua potable o por unos sistemas de saneamiento ineficientes.

La falta de agua también afecta a animales y plantas, que también enferman y mueren. Además, afecta enormemente a la tierra: si no hay agua los cultivos se secan y no producen alimentos, lo que puede desembocar en falta de alimentos para cubrir las necesidades de la población, y si la escasez se mantiene en el tiempo la tierra se puede llegar a secar y convertirse en terreno no fértil.

La falta de agua es una preocupación mundial. Los recursos hídricos se han visto afectados por el desmesurado crecimiento poblacional, los hábitos de consumo, además de la intensificación de la actividad económica. Argentina no es ajena a la crisis y si bien no se percibe el estrés hídrico de forma directa, es imprescindible la construcción de hábitos de consumo y la implantación de tecnología que nos preparen para el futuro.

El problema del agua en Argentina no está relacionado tanto con la sequía y escasez sino con el acceso al servicio de agua potable y el tratamiento de las aguas residuales. Asimismo, la dependencia de la naturaleza puede convertirse en un punto débil a futuro, si tenemos en cuenta el cambio climático. En Argentina dependemos de la lluvia, tal cual hace 50 años aun cuando hay tecnología disponible y accesible para obtener agua de otras fuentes. La desigualdad en torno al acceso a fuentes de agua potable es preocupante, se estima que el 15% de la población argentina no dispone de agua potable, mientras que un 40% carece de acceso a sistemas de tratamiento de aguas negras. Esto se traduce a que el 80% de las aguas residuales se devuelve a la naturaleza sin ningún tipo de tratamiento.

El alcance de distribución de agua potable para el área metropolitana de Buenos Aires es de más del 99%, mientras que para provincias rurales como Formosa y Chaco aún hay personas que deben hacer largos recorridos para obtener agua potable, invirtiendo tiempo y esfuerzo que podrían usarse para actividades laborales o personales.

 

Infografía:

Eacnur.org

Fundaciónaguas.org

Calidad del agua / Argentina.gob.ar

www.temasambientales.com